Cuando pienso en ese viaje tan repentino siempre me trae las mejores sonrisas, porque aunque fue precipitado tomar la decisión de pasar cinco días en la capital peruana ha sido uno de los mejores recuerdos que tengo de gente maravillosa desde antes de iniciar el viaje.


Todo empezó por un viaje que quería hacer a México, ¡ya era pleno verano cuando fui a la agencia! ¿Se imaginan? Yo tratando de encontrar un viaje ida-vuelta Bs.As.-Mex.-Bs.As a inicios de diciembre para viajar en el mismo mes? ¡Una locura! Pensé que iba a ser un drama ese viaje, ¡pero resultó espectacular!. En la agencia de viajes se portaron muy bien y fueron super eficientes. 

El único vuelo disponible con conexión a México hacía escala en Lima y me tenía que quedar ahí unas 18 horas hasta el siguiente vuelo, pero la agente me dió una opción maravillosa: ¡quedarme en Lima por 4 días sin costo adicional! Acepté de inmediato y a partir de ahí me dió tips y consejos para disfrutar de la ciudad a full. ¡Ah! y un detalle super importante fue contratar el seguro de viajero para la parada en Perú.

Día 1

Para empezar llegué pasado el mediodía al aeropuerto internacional Jorge Chávez, donde pasaron a buscarme. Esa tarde salí a caminar un poco por el barrio y cené algo liviano y me fui a dormir temprano porque estaba cansada del vuelo y los días previos, así que aproveché para descansar.

Día 2

Si bien casi todas las capitales de América Latina tienen en común algunas características de sus centros históricos, siempre es bueno y una experiencia super enriquecedora ir a conocerlos y aprender de su historia. Lo que más me impresionó fueron las Catacumbas, y se me puso la piel de gallina cuando en el tour nos contaron la historia y origen. 

Durante el Virreinato, los españoles iban y venían entre España y Perú y fue así como trajeron enfermedades como la peste negra y viruela, entre otras. Y fue justo en esa época que en Europa hubo una epidemia de peste negra y en el Nuevo Mundo, por temor a que se replicara lo mismo, en las iglesias ampliaron los recintos subterráneos. Así, los familiares podían llevar a sus difuntos y la ciudad ya no estaba en peligro de contraer terribles enfermedades.

Después del recorrido, decidí ir a caminar por las calles del centro y conocer el día a día de la vida limeña. La mezcla de las culturas Inca, española e inmigración oriental hacen de esta ciudad un verdadero crisol que hasta ahora no he visto en otro lugar. Se puede ver claramente en la comida, una combinación de elementos de montaña, con la mezcla europea sazonada con un toque oriental… no en vano la comida peruana es reconocida internacionalmente como una de las más ricas.

Después de caminar y caminar ese día estaba cansada, pero eso no me impidió salir a la noche primero a disfrutar la vista del shopping Miraflores, que se encuentra en un acantilado y desde ahí hay una vista privilegiada al mar. Después, la parada fue a uno de los bares más exclusivos de Lima, donde tienen una variedad amplia de pisco sour. ¡Los hay de todos sabores! Empecé con el clásico, de lima, clara de huevo y un toque de canela, a ese le siguieron uno de frutilla y terminé con uno de tamarindo. Obvio, a los piscos no les puede faltar un acompañamiento de “anticuchos”, que son brochetas de achuras deliciosas.

Día 3

Ese día lo dediqué a las playas limeñas. El clima era ideal, la temperatura perfecta y cuando sentía un poco de calor, iba a refrescarme al mar. ¡Una de las cosas que amé de la playa fue la comida! El delicioso ceviche, servido junto con un poco de “canchita” (maíz medio frito y salado) y una cerveza Cristal bien fría fueron los acompañantes ideales para ese día playero.

Ese día lo terminé con una cena rica en un restaurante muy lindo del distrito empresarial de Lima. Fue ahí donde por primera vez probé el pulpo asado con aceite de oliva y mi preferido de todos los tiempos: ¡causa limeña!. Este plato se ha convertido (por lo menos para mi) en un referente de la cocina peruana; no les voy a contar más, solo que tienen que probar ese manjar que conjuga la comida de montaña y marina.

Día 4

¡El viaje llega a su fin! No pude evitar sentir que aún no conocí bien la ciudad, en definitiva, tengo que regresar a Perú, pero, también dedicar por lo menos unos días a seguir descubriendo Lima y su gente. Pasaron a buscarme, y en definitiva, es un lugar que merece unos días de estadía, así que les recomiendo a todos los que puedan hacer una parada en esta maravillosa tierra que lo hagan. Así como yo, no se van a arrepentir de pasear por los lugares que Vargas Llosa menciona en sus obras.


Andrea Caliva,

Gerente de Ventas en Les Amis Viajes


Si querés hacer un viaje como el de Andrea podés escribirle a acaliva@lesamisviajes.com

¡Seguinos y enterate de todas las novedades!

¿Por qué elegir Les Amis Viajes?

40 años de experiencia

En 1978 formamos la primera red de agencias de viajes Premium de Argentina.

Call Center

Línea 0810 con cobertura nacional y un centro de atención integral al pasajero.

Compromiso

Sabemos que vendemos más que viajes, por eso trabajamos cada dia para que vivas un momento único.

Compra Protegida

Utilizamos conexiones seguras para proteger tu información.

Atención Personalizada

Nuestro equipo de trabajo está capacitado para satisfacer todas tus exigencias y necesidades.

Sucursales

Contamos con 9 sucursales en Buenos Aires para que puedas recibir asesoramiento personal.

Hablá con un Asesor

Responde tus dudas de forma personalizada